Imprimir
11
Abril
2014

El Tercer Sector clama por detener la reforma de la Ley de Subvenciones

El Gobierno ha planteado una reforma de la Ley de Subvenciones que rechaza de plano todo el Tercer Sector, esto es, todo el conjunto de las ONG, incluido el CERMI y Confederación ASPACE, pues podría suponer la desaparición de más del 90% de las entidades al poner en peligro las subvenciones que sostienen los servicios que prestan a sus usuarios.

El colectivo de ONG solicita en su conjunto al Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, cambios en el anteproyecto para que la Ley tenga en cuenta la singularidad de estas entidades, pues la reforma planteada las equipara al sector empresarial, y resulta imposible que las entidades sin ánimo de lucro cumplan los mismos requisitos que éstas. Por eso, el Tercer Sector reclama que la nueva reforma atienda la singularidad de las organizaciones no gubernamentales.

La Plataforma del Tercer Sector organizó el pasado lunes 31 de marzo un seminario dirigido a directivos y técnicos de las entidades del sector para analizar la reforma de la Ley de Subvenciones, en cuyas conclusiones quedó patente la necesidad de hacer llegar al Gobierno, y a toda la sociedad, que el cambio propuesto por el Gobierno puede significar un retroceso social enorme para los más de 10.000.000 de personas en situación de vulnerabilidad que atienden estas entidades, entre las que se encuentran las 120.000 personas con parálisis cerebral que viven en nuestro país.

Por esta razón, la Tercer Sector Social se movilice en pro de estas personas y reclama un marco justo y lógico de subvenciones. Concretamente, el colectivo solicita introducir en el Anteproyecto las disposiciones necesarias para resolver los graves problemas detectados, en cuanto a la obligación de cofinanciar las actividades, de anticipar el pago de los gastos, el régimen sancionador, y la desaparición de las subvenciones directas. Al mismo tiempo, solicita una actualización de la normativa reguladora del proceso, que permita un control más ágil y menos burocrático, sin menoscabo de la obligación de acreditar el buen fin de los recursos obtenidos.

Aprovechando que el anteproyecto se encuentra en fase de consultas, la Plataforma del Tercer Sector no sólo ha reclama estas actuaciones, sino que además ha preparado una propuesta de redactado del anteproyecto de Ley para que sea valorado por el Gobierno. Y es que en España existen 30.000 ONG, que dan empleo a medio millón de personas y atienden a otros diez millones de personas.

 

Cláusulas de la discordia

 

COFINANCIACIÓN
Las subvenciones se limitarán a un máximo del 75% del importe del proyecto. Esto implica que la ONG debe abonar el restante 25% o encontrar a una empresa privada que lo haga por ella.

Esto es tanto más perverso si se tiene en cuenta que es el Gobierno quien ha delegado en las ONG la atención a todos los colectivos desfavorecidos. ¿Por qué la empresa privada o la ONG tiene que pagar algo que es responsabilidad del Gobierno?

DESAPARICIÓN DEL PAGO POR ADELANTADO
Serán las ONG las que, a partir de ahora, deban adelantar las cuantías de la subvención, y sólo recibirán el importe subvencionado una vez haya finalizado el proyecto y justificada sus actividades.

Esto sólo está al alcance de unas pocas ONG, y obligará al resto a solicitar créditos o a dejar de ejecutar la mayoría de sus iniciativas.